martes, 4 de agosto de 2009

No lo es... nunca lo es...



Después fuiste lo que no podía soportar, una imagen atada a mí, a mi manera de caminar bajo ese invierno envuelto por esa insoportable neblina en plena soledad…

Ir por ahí escondiéndonos de tus miedos mientras nos cubríamos al mismo tiempo con los abrazos en esa calle que jamás volverá a ser nuestro camino juntos, porque por mas que tus ojos me indiquen que me quieres, siempre hay cosas que nunca dejaré de sospechar de ti… de nosotros… Jamás podré aceptar que puedo ser “Uno” contigo y menos podré aceptar si tu verdad será a la larga mi verdad. Por eso pequeña mía cuántas veces tendré que abrazarte para no olvidar que si quiero puedo dejar de quererte con un solo pensamiento (así te enojes y me digas maldito orgulloso..) pero no sabes lo triste, lo muy triste que se nos va derramando por las manos como si todo alrededor tuviera filtros de tristeza, como si de pronto uno descubriera que la felicidad es sólo una sonrisa barata y quizás por eso todos dicen que soy un tonto, un maldito masoquista que prefiere sufrir por amor antes que amar. … Que no es tan malo querer a alguien diferente a uno mismo, por mas que la palabra “Uno” sigue resultando muy desagradable porque es lo que siempre seremos los dos, un “Uno” mal logrado, un “Uno” separado de su otra mitad… Y te estoy hablando de las cosas que pudieron ser y que ambos no fueron… Fue mejor porque así tendré el consuelo de que fuiste parte de esa escalera que me lleva a sentirme solo para siempre. Pero ve, deja que te hable, por fin tu silencio me resulta un tanto agradable, así puedo comprobar que si no puedo ser feliz nunca, por lo menos puedo tener estos momentos infinitos como es cabalgar por tus cabellos y despintar tu boca con mi boca. Acaso pudimos ser dos en un “Uno” por un instante? No lo sé pequeña mía, quizás por ese instante conseguimos lo que varios buscan siempre en un par de horas, por ese tiempo hicimos mas que cualquier otro par de amantes realmente enamorados, fuimos eternos para tanta oscuridad, y mientras tú temblabas y te entregabas poco a poco a mí sin entregarte del todo, yo conseguí cerrar los ojos y pensar una y otra vez que para llegar ahí tuvimos que saltar por varias semanas de peleas y abrazos desesperados, que para tocarte tuve que traspasar parte de mi orgullo y tú de dejar de esconderte en tu maldito silencio.

Esa noche yo dejé de ser el muchacho tímido y tú dejaste de ser la señorita cobarde de todas las tardes, por primera vez éramos demasiado buenos para no separarnos, por eso tu aroma se apoderó de mí en toda la madrugada, en toda la pequeña garúa que iba devorando las calles e iba conduciendo a las personas a su casas, mientras yo aun con tu boca en mi boca quería consolarme de los pequeños detalles que perderíamos a partir de ese momento, quería de una vez por todas dejar las cosas en claro, mientras con tus ojos cerrados no querías soltarme y yo no quería soltarte, (por primera vez estábamos de acuerdo, por primera vez fuimos los personajes de un par de hojas que recién escribiré…) lo único que había en ese pequeño rincón era un calor tan tierno, un calor tan abrasador que necesitaba estar contigo mas allá que todas las veces, necesitaba tenerte hasta que seas el recuerdo infinito que he buscado por tanto tiempo. Pero era tarde, siempre es tarde cuando se quiere y más aun cuando estoy yo ahí… La noche nos tenia que empujar a despedirnos, pero yo no quería y tú con el miedo de siempre “Mis padres…” mientras yo bajaba mis ojos buscando el maldito suelo a ver si por fin encontraba ese consuelo con que tantas veces he convivido.

Y en el camino ir los dos pensando… Qué paso? Cómo sucedió? Acaso era el final para un comienzo? Y yo iré mas allá de todas esas dudas y me responderé que la soledad es lo mejor, que es mejor buscar a alguien que no se quiere en vez de estar con alguien a quien sí “Así se sufre menos…” (dijo alguna vez Ronald al cambiarse de nombre) porque así no necesitaré media botella de vino para deshacer esos pequeños demonios que nos empujan a separarnos, porque siendo un ser tan … como soy… no quiero quitarte de mi mente y a la vez no quiero quererte como puedo llegar hacerlo, por eso seguirás en mi cabeza por mucho tiempo y te buscaré en silencio y cuando por fin me logres olvidar (a pesar que los dos sabemos que eso no existe) podré seguir el mismo camino hasta chocarme con una pared.

Y así cada vez que nos topemos te diré una verdad mas sobre ti, te contaré en el aire lo que siempre ocultas y tus mentiras… y de nuevo pensaras que te conozco demasiado o que quizás te leo la mente, mientras yo por dentro reiré ocultando algunas sombras que me siguen, que me llevan a otro lugar cuando no estas a mi lado y así nunca mas me sentiré un infeliz, no me volveré a sentir un maldito traidor, porque tú y yo… no habrá que echarnos la culpa de nada… Por eso pequeña mía déjame quererte un poco más, déjame distinguir tus ojos con los míos y deja que por lo menos te piense mil veces cada día por mas que tú y yo jamás... Otra vez... Nunca más… por mas que siempre sentiré el calor de tu cuerpo en mis manos como descubriéndote y de nuevo pensar en esa noche... De nuevo torturarse con querer salir a buscarte, no importando quién nos vea, quién te sigue y quién me busca, solamente ser el mismo “Uno” siendo “Dos…” simplemente dos… para siempre…

15 comentarios:

•°|.. Lünátîkå ..|°• dijo...

Buen título... comparto ciertas ideas, tus palabras suenan a culpa de ambas partes, será? :/

Profundo... sí q lo es.

Gracias x pasarte x mi blog ^^

Cdt muxo!!! =D

Rapsoda H dijo...

Me responderé que la soledad es lo mejor, que es mejor buscar a alguien que no se quiere en vez de estar con alguien a quien sí “Así se sufre menos…”

Cierto, así se sufre menos, pero estar con alguien a quien no quieres no tiene la misma magia, esencia o sentido que estar con alguien a quien sí. Quizá todavía no aprendo esa consistencia que significa querer a alguien más allá de pensar en "uno" de querer ser la unidad a pesar de ser dos personas diferentes que tratan de enlazarse por un solo vínculo: el amor o cariño mutuo.

Respecto a la soledad, creo que concordamos, es mucho mejor, hiere menos y termina siendo una compañera silenciosa que no mata quizá duele a veces, cuando miras alrededor y tu mundo está tan lleno de personas acompañadas, que no saben si están solas a pesar de tener a alguien pero que en el fondo físicamente no están solas. Y tú sigues acompañado unicamente de tu soledad, para mi esta compañera ha sido la inspiración para muchos versos derramados en largas noches de ir y venir pensando en ella, para mí sigue siendo la mejor opción siempre que intento iniciar un nuevo "gusto por alguien" en mi vida. Y en esto es en algo en lo que tú y yo tmb nos parecemos. Tienes razón primo, seguimos con cuestiones en común...

Me alegra ser la primera en comentar jaja xq creo q lo soy x)...cuidat y sigue escribiendo q es el único pan que alimenta nuestras almas.

[http://rapsodah.blogspot.com/]

INCRUSTADA EN LA INEFABILIDAD dijo...

Creo que ser dos ayuda a escribir màs (a mi sí). La unidad es utópica mi querido compañero de blog... entonces sigue escribiendo sin dejar de ser tú y sólo tú.

KI dijo...

"...y me responderé que la soledad es lo mejor, que es mejor buscar a alguien que no se quiere en vez de estar con alguien a quien sí “Así se sufre menos…”

Me gusto esa frase... A veces buscamos, por inseguridad, a personas que parecen "quererse menos", y que nos hagan sentir importantes e imprescindibles para su vida.

Saludos Andrés

Roza Garro dijo...

De alguna manera me dolió lo que escribiste, de alguna manera te visualice como otra persona, imagine las ganas que tiene de decírmelo, es tan malo esconderse de los miedos? es mejor buscar a alguien que no se quiere en vez de estar con alguien a quien sí “Así se sufre menos…”… pero quizá aquellos que dañemos lograran olvidar, porque para un triste amor es mejor el olvido…
Al final encontraremos a mas personas que robaran un poco de amor de nosotros

Roza Garro dijo...

/"Te puedo sembrar en mi memoria
Para cosechar una intuición
Puedo hacerte parte de mi historia
Deshojar cada detalle
y ponerte cien finales
Mientras pienso qué pasó"/

¿Lesbiana? dijo...

Me recordó a Rayuela, a los pensamientos de Oliveira respecto de la Maga.

Estefanía dijo...

Ya mucho Rayuela eh...
Te quiero mucho, "aguafiestas"

Tefy

NeO dijo...

Me responderé que la soledad es lo mejor, que es mejor buscar a alguien que no se quiere en vez de estar con alguien a quien sí “Así se sufre menos…”

Creo que a todos les mato este fragmento... para mi fue un referencia de las relaciones que he vivido...

A veces cuando quiero, me siento mal por querer. Cuando me siento bien con una persona, me siento mal por sentirme asi.
Cuando mis pensamientos debordan felicidad relacionada a una mujer, mi raciocinio aguado le da el toque frio para que no me "deje vencer"
¿Por qué?... porque el querer acarrea un riesgo, el sufrir...
Es mejor estar con alguien a quien no quieres, pero no es tan satisfactorios... pues los besos seran solo besos, el sexo solo eso sexo, las palabras no tendran dulzura, las miradas seran vacías...
pero... no sufrimos, y eso es lo jodidamente genial, pues nos quitamos la relacion de encima como quien se quita una camisa,,, aunque es ta hueco, tan superfluo, tan simple... tan mecanico.

Y todo es paradójico y contradictorio, todo se vuelve un mar de decisiones que esperan ser tomadas...

A veces creo que el sufrimiento final es un precio justo por la felicidad que vives en la relacion... Al final vivimos en un mundo de polaridades, del yin y el yang... no todo es tan facil,,,,

Sino, nos enamorariamos de cuantas mujeres tengamos al frente...

al final nosotros elegimos, nosotros decidimos, nosotros, muchas veces tomaremos todas las decisiones equivocadas, para por fin, encontrar la correcta!

te leo!

VeraLucia dijo...

viernes 14
la makina
a partir de las 6pm
nos vemos.
beso

Ada sin H dijo...

Saludos Andrés, como siempre un placer leerte, estuve mucho tiempo ausente por vacaciones en el campo, ya extrañaba estos rincones tan amenos.

Un beso, me pondré al día con la lectura.

Jud dijo...

Cuando abrí el Navegador después de estas vacaciones tu blog fue uno de los tres primeros... y no me decepcioné al ver este texto... simplemente me dejó sin palabras. Porque es que es tan dificil olvidar y sonreír... y tan dificil sonreir mientras recuerdas.. claro que ella lo supo después. Y tu antes.

Paula Olivieri dijo...

Genial Andrés!

Esa forma que tenés de expresar las contradicciones me fascina, me gustó mucho la historia. Eso de la soledad y esos pequeños momentos gigantes…
Pude ver toda la fotografía de esas calles mojadas y grisáceas.
Gracias por el tour gratuito ;)
Un abrazo

Pau

Beth dijo...

mmmm aunque sean uno solo..al final serán dos

un complemento, dos universos que se abrazan, la luna el sol que se contemplan un momento ...

Olivia dijo...

la soledad y yo vamos de la mano, somos uno, en cuenta gotas y manojos de instantes perdidos en un lugar...