miércoles, 12 de agosto de 2009

Hasta la noche termina por agotarse...



Esa noche yo salí de su cuarto dándole un pequeño beso en la mejilla y cubriéndole su cuerpo con una manta color naranja que había caído al suelo. Ella me respondió con un gesto tierno poniendo sus labios de lado y despeinándose aun más su cabello color café. Su nombre es Sol y quisiera decirle lo inesperado y a la vez lo agradable que fue estar con ella en esa medianoche donde nos condujo el alcohol y mas aun quisiera decirle que por un momento me hizo olvidar el porqué llegue a esa ciudad tan lejana de la mía. Pero no había palabras suficientes a algo que fue un lindo impulso de dos personas que se encuentran por casualidad.

Yo me dirijo a mi cuarto que queda en el primer piso de aquella pensión barata que encontré cuando ya me iba desesperando por un techo donde pasar esos días. Aquella noche pude dormir tres horas y eso ya era todo un record para aquel año donde mis ojeras me amenazaban con ser eternas. Al día siguiente de ese encuentro con Sol, la alarma del celular me despertó violentamente y al abrir los ojos observé por mucho tiempo el techo de aquel pequeño cuarto donde mis papeles ya se encontraban regados en el piso, quería levantarme, salir de ahí pero por algún motivo desconocido permanecí mucho tiempo en esa posición, tenia la idea de que quizás alguien tocaría a mi puerta o que de pronto “Ella” aparecería para invitarme a que le enseñe la ciudad, pero era tan estupido eso porque para comenzar yo había llegado a ese sitio solo, además “Ella” aun estaba en Lima y eso era a casi un día de distancia y peor aun “Ella” no era una sola mujer, era un cúmulo de recuerdos ordenados por tristeza y memoria.
Cuando por fin pude levantarme de la cama observé la pequeña mesa que había a lado de la puerta, encima había un envase de jugo de naranja, una botella a medias de vino y muchos libros abiertos, a lado de mis zapatos estaba mi maletín con la poca ropa que tenia y en la pared algunos pantalones y camisas colgadas. No tenia algún plan para ese día, aunque la verdad no tenia ni un plan desde que había llegado, las cosas estaban resultando muy diferentes a las que había tenido en mente y ese día no era la excepción, así que lo mejor era quizás pasear por la plaza y luego tomar algún colectivo que me llevaría a algún paradero donde tomaría otro colectivo y así sucesivamente hasta llegar a alguna ruina y poder tomarme fotos o simplemente echarme muy cerca de ahí esperando que anochezca y volver nuevamente a mi cuarto donde quizás vería a Sol o simplemente me escondería como un cobarde. Así que sin dar más vueltas salí a caminar con mi morral colgado en el hombro donde llevaba un libro, un cuaderno, el jugo de naranja y muchos caramelos de limón. Con cada paso que daba sentía el aire limpio que se resbalaba por mi rostro, a pesar de que la altura no me había afectado yo sabia que no podía correr ya que me cansaría demasiado rápido, así que viendo mis posibilidades empecé una búsqueda de algo que ni yo sabia qué podía ser. Tomé muchas fotos a la plaza, a la iglesia y a esos callejones pequeños con pisos de piedras cuadradas, todo parecía como un laberinto donde en cada esquina te esperaba una calle diferente, observaba a las personas y todo era un contraste de lado a lado. Cuando andaba cerca de un mercado encontré a un señor de mediana edad que contaba una historia sobre “La bruja de la panza” Yo estaba muy curioso por el nombre así que le presté muchísima atención, mientras a mi lado otras personas también lo escuchaban entre sorprendidas y curiosas, cuando el señor terminó explicándonos que jamás tomemos ron con granadilla después de medianoche porque sino la bruja se metería en el cuerpo y haríamos todo tipo de locuras que nos harían arrepentir, a mí me dieron ganas de comer granadillas…

Al salir rumbo a Kenko (una ruina cerca del Qoricancha (Cusco) donde habían cuevas y parecía un parque inmenso) observaba el paisaje del camino, era todo tan diferente a Lima y eso ya le daba un toque a paz entre esos minutos que se dividían en un antes y un después, ahí nadie me conocía, no tenia que dar explicaciones sobre el por qué mis ojos son tan amenazantes, ni por qué no me comprometo con alguna chica, ni siquiera tenia que buscar esa respuesta matutina sobre el por qué no soy feliz. Al caminar por ese pasto húmedo, observando esos muros de piedras inmensas que formaban rostros de algunos animales, pensaba que ahora tendría oportunidad de hacer muchas cosas, de desvincularme del suicidio de mis manos por el lapicero, de deshojar cuanto papel se me cruzaba en el camino y de ordenar las ideas sobre lo trágico del segundo en la noche.
Cuando estaba por anochecer, volví a mi cuarto congelado por el frío que comenzaba siempre a las seis de la tarde, luego de dejar mis llaves en la mesa y de quitarme los zapatos, me lancé sobre la cama buscando algún abrigo y desaparecer por algunos segundos con los ojos bien cerrados. Luego de mucho tiempo me senté en la cama y prendí el celular, me llego mensajes de mi made, de algunos amigos y otra vez quise cerrar los ojos, pero antes me dirigí a la mesa y cogi la botella de vino y me puse a tomar muy tranquilamente mientras recitaba uno que otro verso a la pared, cuando estaba ya un poco ebrio, mire mi puerta y recordé a Sol, así que tomé el vino que faltaba en la botella y salí al patio a sentarme en una de sus bancas, luego de unos minutos y cuando el anochecer ya se había plantado completamente escucho que del segundo piso me llama un tipo, lo reconocí como uno de los invitados el día anterior en el cuarto de Sol y su compañera y me dice en su mal castellano que otra vez harán una jarana, yo le respondo que iría a comprar cigarrillos y que luego les daría el alcance, así que me dirigí sin rumbo hacia alguna tienda, quizás era mi ebriedad que hacia que me desvié por calles tan pequeñas que me daban risas sus paredes, cuando por fin encontré una pequeña tienda y compré una cajetilla de lucky light y unos halls, le pregunto a la vendedora si tenia alguna botella de ron, ella me da a elegir una colección envidiable y yo elijo una marca que conocía bien ya que era el único que había tomado con mis amigos. Al salir de ahí termino de recordar sobre la historia del viejo en la mañana y desesperado me dirijo al mercado con la esperanza de encontrar algún puesto abierto, al llegar ahí y ver todo desierto y prácticamente vacío me acerco a una de las puertas de aquel pequeño coliseo donde funciona el mercado y llamo al vigilante y le pido que por favor me consiga unas granadillas, el tipo me mira con mala cara pero cuando le ofrezco un cigarrillo se mata de la risa y se dirige a un pequeño puesto donde pierde su mano y saca un par de granadillas y una manzana, me dice que me quede con la manzana y que me vaya rápido de aquí ya que tampoco es muy seguro a esta hora, entonces salgo raudamente a la pensión y al llegar ahí, entro al cuarto de Sol con mi bolsa de granadilla y ron, ni bien me abren la puerta escucho una canción criolla que tocaban con cajones y guitarras, los extranjeros solo alzaban las manos y los que tocaban eran autóctonos de ahí. cuando encuentro con la mirada a Sol me acerco a ella y le doy la bolsa y le cuento sobre la historia, ella se ríe y se lo cuenta en ingles a su amiga y así sucesivamente hasta que todos se enteran y quieren tomar eso, luego de eso recuerdo que había un problema, no hay alguna licuadora para moler las granadillas, pero eso no detiene a Sol que coge un taper echando la granadilla y luego con una botella vacía empieza a golpear el contenido, yo me río y me acerco a decirles a los demas que las canciones se tienen que cantar muy tristemente porque sino no sirve de nada, ahí todos cantan, y algunos con sus parejas se pierden por los rincones de la casa. Tiempo después Sol sirve el trago y realmente tenia mal sabor, pero aun así todos los bebimos con gusto hasta que pasó el tiempo y la mayoría se marcharon, algunos a una disco, otros a sus habitaciones mientras la compañera de cuarto de Sol se acostó en su cama con su pareja y entonces decidimos con Sol que mejor salíamos de ahí con la jarra de ron, luego de muchos minutos, la besé sin permiso y justo en el instante en que Sol me preguntaba algo personal la volví a besar porque a mi no me importó su pregunta, como no me importó que no la quisiese y que a pesar de eso le sujetaba de las manos como queriendo que sea algo que nunca seria. Así que nos fuimos a mi cuarto y ahí ella intentó preguntar y contarme mas cosas pero yo la detuve nuevamente con un beso diciendo que solo la necesitaba, ella se río diciéndome: niño….

Aquella fue la penúltima vez que estuve con Sol o quizás fue la última si descuento el último día en que me despedí apurado tontamente. Lo único bueno de ese día es que la bruja de la panza tuvo toda la razón y pude ser un loco mas que terminó de joderse el alma por una española que solo quería contarme sobre su vida y tener un poco de cariño y pasarse su verano feliz aunque sea con un niño estupido que no sabia que tan tonto podía ser…

14 comentarios:

Beth dijo...

...de guerras perdidas

bonito relato, intenso final

Saludos!

ºMº dijo...

La cosa con la bruja es que te vió a través de la española y no a tí...
No sé si me explique.

giRf dijo...

zii bonitoo relatoo ...!! ...

zi k en esta vida pasamos por muchas experiencias , locuras i muchas cosas mas ....!! ....

!!ziempre escribes tan bn!° ...
m gusta leerte :D

Rapsoda H dijo...

En otros lugares, lejos de donde vivimos es posible ser quienes somos y no tener que dar explicaciones, eso es chevere, t entiendo en ese aspecto, solo x eso me gusta la idea de viajar tanto...lo weno es q nuestra profesión se presta...jaja cuantas novias y enamoradas vas a tener cuando seas corresponsal ah!...jaja cuidado primo...voy a tener sobrinos regados en todo el perú y facil y hasta en el mundo...jaja


Respecto a lo q comentast en mi blog...jaja quizá sea kien crees tú q es...lee la rpta a tu coment en mi blog en el mismo post :)...stamos hablando cuidat muxo!

•°|.. Lünátîkå ..|°• dijo...

Wow... me metí en tu historia ^^, me gustó bastante... moraleja: No vuelvas a tomar ron con granadilla... debiste escuchar al señor.

Naaa... es otra cosa, y tú sabes cual es :)

Te kedó de experiencia, me gustó como terminó la historia aunq parezca q soy sarcástica...

Éxitos y gracias x pasarte =)

Ada sin H dijo...

Andres

Tengo que hacerte una pregunta que me inquieta desde siempre. Bueno, desde que leo tu blog. Estos relatos son ficticios o reales?? :O

Si son ficticios, entonces eres talentosísimo.

Si son reales, entonces tienes un talento envidiable para relatar.

Besos

¿Lesbiana? dijo...

Ella quería contarte su vida y vos . besarla. Como casi todas las situaciones espontánes de encuentro entre hombre y mujer...

esther vanessa vera asencios dijo...

disculpa q no pueda leer tu blog debe ser interesnate por los comentarios pero :) queria decirte gracias por tu comentario ... =)

NeO dijo...

y q paso???

las españolas son deliciosas!

Pequitas dijo...

:o
que buena historia
buenisima
yo quiero saber ( y opinio ) lo mismo q Ada sin H y adeás desearia saner el final, de la última vez con Sol.
Tengo Ron para q hagas memoria :p

Pequitas dijo...

otra cosa, pero no lo publiques, me lo dices en forma interna :p
si pincho uno de tus avisos publicitarios ganas plata? y si ganas y pincho mas de una vez, es mejor para ti? o solo una está bien, solo eso :)

Estefanía dijo...

Buena historia!
Ada sin H tiene razón, tienes talento para relatar las cosas que te pasaron.

Pues me has hecho recordar a un amor digamos platónico y que una niña también tonta y súper tímida lo espantaba cuando él se quedaba haciendo hora con ella pues ella no sabía que contarle y se ponía algo nerviosa con sólo verlo sonreír. Y, como tu historia, la despedida fue demasiado fría para todo lo que ella sentía por él en ese momento...

Muchos abrazos,

Tefy.

Juls dijo...

jajajja..bueno, no sé qué concepto tenéis d elas españolas alí y de nuestra forma de divertirnos.
al menso espero que lo tonto que fuiste no te privara de disfrutar, al menos por emdia noche, de sentirte en otra. no todois tenemos esa suerte con mucha frecuencia...

no sé por qué no me salían tus actualizaciones, me he perdido mucho por blogger y su sfallos técnicos!!!!!
pero aquí estpy de nuevo....

muchos besitos, camarada ;)

Mistika dijo...

vaya, lo escribiste...y yo por fin pase a leerlo...

besos miles,