jueves, 4 de junio de 2009

La tristeza del frio y tiritando...




Era una noche fría, demasiado fría para no sentir tristeza mientras iba caminando por esa calle oscura de Miraflores.

La dejaba de querer… no… la estaba dejando de querer… Y por eso andaba por ese camino a verla, tocarla y decirle tantas cosas que daban vueltas en mi cabeza… Otra vez… Iba yo diciendo, tratando de pensar que tenía otra despedida entre mis manos y quería que todo fuera diferente. Cuántas despedidas iban? Cuatro? Cinco? …? Cuántas despedidas habían salido de mi boca pensando que la soledad era muy fuerte en mí?.
La estaba dejando de querer… Y yo había luchado en los últimos días para que no fuese así, había cedido, callado y hasta corrompido mi sinceridad para quedarme con ella y pensar en un futuro de mas tiempo que me demuestre que puedo ser como los demás, acaso tenia algo de malo? Acaso alguna vez iba a querer infinitamente a alguien que estaba a mi lado? No… parecía que no… Además porque el infinito no existe, el infinito sólo es una excusa para prolongar la felicidad sabiendo que eso jamás podría ser…

Intentaba recordar la primera vez que la vi, la primera vez que me sonrió pronunciado mi nombre como si fuera lo más importante para ella… Me viene a la mente cuando la buscaba en esa esquina esperando que me sonriera mucho y yo estaba fascinado porque estaba volviendo a querer, miraba sus manos, sus cabellos, su aire… No quería nunca hacerle daño, no, yo jamás seria como esos que celan o que engañan sin ningún remordimiento, la querría porque no podía hacer otra cosa por ese cariño que crecía en mí… Mientras voy navegando en cada uno de esos detalles, la desolación me cubre completamente como la pequeña garúa que caía, miraba las calles, los autos pasando uno a uno a la lado mío y su casa aun mas lejos, tan lejos que yo daba mas vueltas para no llegar aun.

Me sentía triste, demasiado triste para no dejar de ser como soy… La dejaba de querer… sí, aun la quería, pero era un querer que se agotaba, que tenia un filtro y no podía ser bordado con nada, por eso era mi caminata, por eso era ir a buscarla diciéndole “adiós” en otras palabras, diciéndole desde mi cabeza que quería recordarla aun teniendo ese pequeño cariño para que en mi futuro ella fuera recordada aun queriendo… Sé que nadie me entendería, sé que todos me culparían por voluble, charlatán y cruel… Seguro mis amigos me dirían que era un idiota, que jamás sería un tipo normal y que es mejor intentar haciendo sufrir que dejarlo todo como un cobarde… Me sabia esas charlas como un guión recién aprendido, como sabia también las miradas insidiosas cuando me preguntaban mi edad y cuanto era el tiempo máximo que había durado con una chica? Quizás era verdad todo eso, quizás era un cobarde para intentar y dar todo lo posible para seguir una relación, pero yo prefería mil veces seguir con el poco cariño que tenia para que dentro de mí sea para siempre en vez de agotar todo secándolo hasta que el rencor se alce y mate todo dejándolo desierto, no… me dolería mucho ya no sentir nada, que cuando la recuerde ya no sienta ni pizca…

Llegué a la misma esquina del poste semioscuro de frente, ella llegaba por el lado derecho mirándome fijamente, mientras yo con las manos en los bolsillos de mi saco jugaba con mi encendedor como un niño con miedo.
.
Nos fuimos caminando… “…Cómo estas? Qué has hecho?...” “…Bien…” “…Abrázame…” “…Quiero hablar contigo…”
La noche se volvía aun mas fría, las calles casi húmedas volvían a mi vista un poco nublada, todo era una desolación, el vacío en mí se agrandaba… Cuántas veces había sentido eso? Cuántas veces mas iba a sentirlo? Iba yo pensando mientras ella me miraba con el mismo desconsuelo preguntando lo común… “…Acaso me engañaste? Quieres a otra?...” Y yo a todo respondía… “…No no no…” Y quería abrazarla con el cariño que me quedaba… “…Jamás te haría eso, soy yo? Acaso no me conoces, soy yo…” “…No ya no te conozco porque ya no me quieres…” Y la tristeza dejó de ser tristeza… La tristeza se puso mi nombre y sólo tenia ganas de cerrar mis ojos un rato… “…Es mejor así…” “…No, no lo es porque tú ya no me quieres…” Y esas palabras eran lo peor para mi noche, esas palabras me dejaban abandonado a mí, quizás el abandono de verdad vive en las palabras de quien las pronuncia, quizás las cosas establecidas son todas mentiras…

“…Te acompaño…”, “…no, déjame sola…”, “…Jamás te haría daño…”, “…Lo sé, pero es mejor que te quedes aquí y me veas irme…”

Fue así que me quedé en silencio con esa garúa que quería imitar una lluvia, con ese cielo nublado que me cegaba poco a poco… Cuántas veces lo mismo? Me decía en vos baja, Cuántas veces me he copiado para quedarme solo viendo como se va alguien que quise mucho… Nunca pude jugar sucio ni mentir ni engañar y sin embargo me quedaba ahí solo, otra vez solo, acaso jamás habría un infinito para mí…? Y al decir eso me reí un poco sabiendo que era improbable que así sea, que habían muchas cosas que dificultaban mi forma de ser… como el escribir, vestirme casi siempre de negro y en especial al saber que… El amor es infinito hasta que acaba… Cuántas veces había escrito y repetido eso? Muchas creo… y me volví a casa triste y con frío…

22 comentarios:

Mistika dijo...

Me pregunto que será mejor, si dejar en el camino un cariño al olvido en lugar de un recuerdo sin cariño...en cual de estos casos no me preguntaré más "que hice mal"...

Vaya noche miraflorina...
beso!

Lizbeth dijo...

Hola Andrés...

es una historia muy recurrente pero distinta a la vez...

Me gustó tu frase ·El amor es infinito hasta que acaba" es cierto :)

Saludos

Lizbeth dijo...

Hola Andrés...

historia recurrente pero distinta a la vez, me quedo con tu frase "el amor es infinito hasta que acaba"...
saludos

BEATRIZ dijo...

Andrés,

Si caminar fuera la solución para dejar de querer, hay casos en los que terminaríamos con yagas en los pies y queriendo más intensamente.

Tienes un tono muy agradable, parece que va uno oyendo los pasos del andante mientras lee.

Un abrazo amigo.

Ada sin H dijo...

Hola Andrés

Me emocionó mucho leerte.
Me gustó mucho, de veras mucho. Te seguiré leyendo porque me encantó. Demasiada realidad, demasiada simpleza y a la vez demasiada profundidad. Sobre todo me gustó esta parte:
"...Acaso no me conoces, soy yo…” “…No ya no te conozco porque ya no me quieres…” Y la tristeza dejó de ser tristeza… La tristeza se puso mi nombre..."

Magnífico
Un abrazo

●๋•alexia●๋• dijo...

muiy bueno como siempre conplice, disculpa por no postear antes per ya sabes como estoy te extralo mucho cariño espero estes bien , cuidate.

besos complices y muchas sonrisas...

VeraLucia dijo...

Esta vez, mientras te leia, me llenaba de angustia, imaginando que podria venir luego, con temor de que la siguiente linea me pusiera triste, nunca te habia leido y habia sentido eso, jaja supongo que sorprendes...

Sabes que la imagen que puedo hacerme de ti me recuerda de cierto modo a un personaje de "La insoportable levedad del Ser" pero en version masculina.

Cuidate, te conteste por alla tambien. Un fuerte abrazo!

Jud dijo...

"Y quería abrazarla con el cariño que me quedaba…" Ella se fué sin entenderlo y él se quedó tiritando... es como el final de una de esas películas de día de lluvia.. me gustaría verla...

ser_esto dijo...

andrés...el infinito existe, pasa que es intangible, como cualquier cosa que se siente...me encanta leerte...y si no me he pasado antes es porque me han dejado de aparecer tus actualizaciones en mi pag...tendre que hacerlo de manera manual=)un beso desde aquí, el lugar donde las hadas viven de a ratos muy cortitos...

Aurora dijo...

Me gustò tu escrito, aunque ahora no puedo ser muy objetiva, supongo...Que, las despedidas son parte mìa...supongo que de todo el mundo, pero hay instantes en que crees que sòlo a ti te pasa, por muy bueno que seas, es còmo si tu fueras el extraño, o algo asì...
en fin!...

fue un placer venir en esta noche desierta.

Roza Garro dijo...

Y como dicen por ahí cortar por lo sano , pero nunca es sano siempre duele…
Pero es mejor un querer verdadero que una simple actuación… Todo tiene su final y de todo queda nada.
Tranquilo algo siempre te recordara a ella, y se mostrara en la sonrisa que pondrás recordando la complicidad de los momentos felices
Me gusto mucho, aunque dos preguntas
-¿Cuántas enamoradas has tenido?
-¿Cuál fue tu relación mas larga?
Puedes responderlas?
__________________________________
Algo mas :

\"Caían brillando las hojas secas de algunos árboles, nos dábamos cuenta del tamaño de nuestro sentimientos en nuestros ojos
quiero dormirme abrazándote esta noche, mí corazón cercano al tuyo, incluso aunque se me convierta en un triste recuerdo\"

Duquesa de Katmandu dijo...

Hola jovencito corajudo...
Cobardía es seguir estando apenas queriendo.
Y es cierto, el infinito y la felicidad no se llevan bien, creo.

beso,

Azul en Verso dijo...

El amor se acaba y queda un vacío... pero ese vacío no mata...

VeraLucia dijo...

escucha la cancion!
del post anterior, es genial.

Te conteste por alla.

AbrazOTES!

VeraLucia dijo...

me alegra de que te haya gustado,
tiene muhos otros temas que son , para mi, magicos.

Gracias nuevamente.

Se cuida!

Mademoiselle♠R dijo...

Andres..
A mi tambien me envolvieron tus palabras.
Real, muy real pero parece salido de un sueño? no , pesadilla seria la palabra exacta..
Aunque tambien depende, no solo de las circunstancias, sino cuanto grado de culpabilidad hay o cuanta es capaz de imaginar que hizo..
Bueno...
Me gusto tu relato, muy bueno.
XD
Saludos:)
Bárbara

SaMmyS ♪ dijo...

Muy interesante lo que escribiste, me sentí muy identificada.
Los amigos toman aveces el papel de malos reprochándonos las cosas que pueden observar que está mal en nosotros pero ellos no sienten el dolor en nuestro interior porque casi siempre nos mostramos complacientes.

*Caminar no soluciona todo pero si alivia el momento.

Cuidate
bay!

=)

exiliada dijo...

uno nunca sabe cuánto más hay q esperar, hasta que pasa. Hiciste lo correcto aunqe el mundo grite que no, uno sabe bien cuando puede seguir qeriendo cada vez con mayor profundidad y cuando todo se estanca. Me hacés acordar a mí.. es extraño pero es verdad, qué es exactamente? aún no lo sé.
Tal vez sea eso de tener siempre en mente que "todo concluye al fin" y una especie de reflejo de huir a la gente que puede querernos.
No te mando un abrazo esta vez, te mando una estrechada de manos por un buen motivo: estoy resfriada desde el jueves y no es mi intención contagiarte
qe estés bien!

Rapsoda H dijo...

Sin palabras!...creo q los coments anteriores dicn todo jaja :)...d vrdad se puede seguir tu historia en la imaginacion y verte en aquella noche vacía pero a la vez tan plagada de aquella multitud de pensamientos, buscando una forma de decir adiós y acostumbrado a decirlo tantas veces.

No es tan fácil decir adiós. Gracias por el coment, empiezo a concordar contigo, no se puede olvidar pero al menos se puede cambiar algunos sentimientos :)...stamos en contacto...xau cuidate.

Miliita dijo...

Bueno muchas personas sienten lo mismo.
Mi novio sintió lo mismo al terminarme.
Yo nunca eh sentido lo mismo, pero aún así creo que me gustaría, al menos serviría para no sentirme como una basura al terminar con alguien y no sentir la mínima compasión.

Muy bonito post!.. me trajo algunas imágenes mentales que había olvidado.

Sigue posteando =)
y ... me agregaré en tus amigos.. Can I??
Tú puedes hacerlo también.



SAludos :)

bibliotecaria dijo...

Muy lindo tu blog. Te espero en los míos. Puedes enviar tus obras a mis Antologías. Cariños

Roza Garro dijo...

Nerviosa yo ¿? No jamás! Jaja..
(…es como un nerviosismo que te hace temblar un poquito por dentro.) Eso lo siento cuando abro mi blog y espero que me hayas escrito. … humm y si les pegarías?.. no puedo mentirte y así te hago venir a Piura? (solo digo) .. Lo del libro es una promesa vale? ….

Ajaaaaa.. no, yo no tengo fans yo tengo gente que no tiene nada que hacer en sus tiempos de ocio y entran a mi blog para ver que otra ocurrencia escribí… cosa que no pasa contigo estoy seguriiisima!
Bueno. Un beso enorme .


Pd : es manía el de poner tu nombre al final de cada comentario? Porque yo me lo se bien , no creo que me lo olvide fácil.