jueves, 23 de abril de 2009

Nunca dejamos de ser los de antes...



“Fue mentira tu ausencia tantos años” Me lo dijo sin dejarme de mirar con esos ojos marrones tan veraniegos que me hicieron creer que aun estábamos febrero en su barrio de San Agustín. Había pasado casi diez años desde la primera vez que la besé y que le pedí que fuera mi enamorada a pesar que quería a otra. Tantos años… Iba yo pensando mientras miraba con cuidado cada detalle; sus vestidos, su piel, la forma en que sus cabellos despeinados se rebelaban contra ese gancho color azul.
Le digo que vayamos a tomar un café pero inmediatamente recuerdo que detestaba la cafeína, la volvía loca literalmente y comenzaba a querer desaparecer las uñas de sus dedos, así que le digo que quizás unas cervezas (Sabiendo que siempre le gustó) podría caernos bien, ella me mira con cuidado, como si yo la fuera a atacar y me responde que un café estaría bien.

Entonces caminamos unas cuadras, la verdad no sabia a dónde ir, hacía años que no caminaba por esa zona de surquillo, exactamente casi diez. Ella se dio cuenta de lo desubicado que andaba y me dijo que en angamos había una cafetería discreta, entonces fuimos para allá sin tocar palabras, parecía que ninguno se atrevía a preguntar o simplemente a sonreír.

Cuando llegamos le pedí al mozo dos cafés, la volví a mirar, quise ubicar el lunar bajo sus labios y lo encontré tan solitario como siempre. Ella seguía mirándome con desconfianza, como si nunca me hubiese conocido y quizás de verdad nunca lo hizo.
Entonces me di cuenta que ella no hablaría hasta que yo lo hiciese y le dije “Sigues con esa mirada tan penetrante que da escalofrió” “Y tú sigues sin decirme nada” me respondió secamente después de probar su café y de comprobar que le faltaba azúcar.
“Susana por favor han pasado casi diez años” Le digo como defendiéndome de algo que ya no existía “Eso lo sé, me lo dice mi DNI y mi madre me lo repite todos los días que ya no tengo quince años”
“Sé que nunca te lo confesé, pero tú fuiste la primera chica a quien besé”. Se lo digo para arrancarle una sonrisa, pero ella me responde sarcásticamente: “Pues tú fuiste el numero cinco o seis, la verdad no recuerdo bien” Quise decirle que no me importaba eso porque al fin de cuentas los dos fuimos mentirosos en ese entonces. Ella había sido la chica que conocí en la iglesia cuando yo iba a San Vicente de Paúl para la misa de siete todos los domingos, ella fue la que me habló con sus dos amigas, ella fue la que me llevó a su barrio y la que por primera vez me dijo: Te quiero. Todo eso se me venia a la cabeza tan ferozmente que necesité por un momento lanzar un gran respiro hacia la nada, entonces le dije que me contara qué había sido de ella en estos años, que no omitiera detalle, Susana daba vueltas a su taza y me respondió: “Bueno, en resumen, sigo viviendo en el mismo sitio, trabajo como secretaria en una notaria, pago a mi mamá por un cuarto, tengo un hijo de tres años y hace poco me ha dado gastritis” Me lo dijo con pesadez, como si me estuviera metiendo en sus cosas y ella lo detestara. Entonces le tomé de la mano y le dije que pronto se iría de su casa, que su hijo seguro era tan lindo como ella y que eso de la gastritis lo tenia la mitad de la población, ella me miró y sus ojos penetrantes se colocaron en los míos, dio una sonrisa, entonces yo pensé que no había pasado casi diez años, que la verdad yo no había crecido mucho y seguía tan flaco como siempre, que aun me sorprendía ver muchos dulces juntos y que aun me emocionaba demasiado cuando era feliz, que seguia odiando al sol con todas sus fuerzas y que siempre se vestia de negro los fines de semana.

Luego de eso todo fue mas fácil, ella se desplayó realmente al narrarme su vida, parecía que la cuerda de resentimiento se había quebrado para siempre, reímos mucho al recordar nuestro primer beso “Parecías un niñito que había estudiado mucho su lección” me lo dijo sin quitarme la mirada y yo le dije que esa vez pensé en todo el mundo y en el papelón que seguro daba mientras su aliento se juntaba con el mío “Pero si fue muy bueno” Me consoló para alegría de mi pasado.

Susana seguía contándome de su vida, parecía tan feliz de hablar con alguien y yo por dentro estaba seguro que ella seguía igual a la niña que me gustó pero que nunca quise como a la otra, porque la otra nunca me quiso y entonces eso fue una cadena que terminó con todo para mí y Susana. Éramos niños, solo fue un mes y luego de eso me alejé de su barrio que nunca llegó a ser el mío. Ella fue la niña más importante que nunca quise en mi vida, la primera que le agarré de la mano, la primera que me dio un beso, la primera que me hizo saber que se podía explorar el sur, la primera de tantas cosas y a la vez tan de mentira todo.

Pasaron dos horas y salimos a la puerta de la cafetería, ella me dijo que se iría sola y que por favor me cuidara, yo le dije que contara con eso pero que me diera su número para revivir todo con otro café la próxima vez. Ella me miró con esos ojos tan lindos y me dio un abrazo diciéndome: “Chiquito tonto, nunca sabes acabar una buena velada, no te fijes en tonterías” Y me dio un pequeño beso y se fue sin decir mas palabra, dejándome con los labios separados y con la impresión de que siempre sería ese mismo niño flaco que no sabia cuando callarse...

20 comentarios:

Carla dijo...

Que belleza... que dulcura...
Me gusto como lo contaste, como relataste ese encuentro, como contaste los recuerdos.
Hermoso!

Sandra dijo...

la primera de tantas cosas y a la vez tan de mentira todo....

es cierto cuando evaluamos nuestro pasado nos damos cuenta de las mentiras pseudo verdaderas que hemos vivido...

pero fueron parte de nuestras elecciones....

interesante tu mentira...

como siempre un placer leerte

besos

nos leemos

"La LoCa De LoS GaToS" dijo...

me ha encantado tu relato! ainsssssssssssssss un besiko

Verito dijo...

depende de que concepto tengamos de felicidad no?...es subjetivo...un abrazo andres

Flor dijo...

Que ternura. Me encantó como todo lo que leo tuyo...

Aveces me pregunto:

porqué se le pide a una persona que fuese su enamorada a pesar que quiera a otra ?

' Ella fue la niña más importante que nunca quise en mi vida '
Porque? :S
Me pasa lo mismo con la persona que estoy, estoy pero no la quiero, estoy porque él me quiere. Y al que quiero, es un mujeriego que tiene 20 años y no se la va a jugar nunca por mí. Está en la edad del pavo todavia :(


En fin...
Reviviste tu pasado, y esta bueno eso... (aveces).
Viste, hoy estoy en pesimista jajaja, cuando noo siempre igual !
Un abrazo grande amigo.
Cuidate mucho :)

apolita dijo...

me fascina como cuentas las historias en cada entrada de tu blog! :D

respecto al contenido, podría decir que me siento identificada. no sé, algo.

cuando sé es adolescente se hacen TANTAS cosas sin saber por qué y sin querer herir pero lamentablemente lo terminamos haciendo :(

●๋•alexia●๋• dijo...

leyendo tu relato la verdad me haz echo revivir mi primer amor, que yo lo nombre en chico que pudo ser pero no fue, (asi q lo escribire en mi blog por los viejos tiempo me copiare de ti espero no te enfades)me encanto aveces hacermos cosas q ni nosotros mismos entendemos, pero no hay como recordar el primer besos , la primera tomada de mano y como como aquellas... cuidate besos :p

Sandra dijo...

andres, te respondo por aqui! es cierto, todo depende de las circunstancias, por eso no termine de redondear la idea y siempre me quedara la incognita del tema, pero en general todos merecemos segundas oportunidades si el hecho es remediable si no hay marcha atras probablemente ni siquiera valga la pena pensarlo.

besos

gracia spor pasar, por leer, por comentar y por hacer catarsis con algo que escribo!

●๋•alexia●๋• dijo...

pues me gustaria leer tu relato la verdad,mi relato tenia para tres o cuatro solo q lo resumi lo mas q pude son tantos los detalles q ahora se me vinieron a la mente q te reirias de lo tonta q soy pues la verdad uno aveces suele tropezarse dos veces con la misma piedra.
pero como es el destino pues hace algunos meses en la universidad me encontre con mario (el chico q puso ser y no fue) y aun esta insistiendo para q seamos enamorados pero la verdad ya no lo veo tan espectacular como cuando tenia 14 sera por q cuando yo tenia 14 el tenia 18 o 19 años y me encandilo su edad y lo apuesto q era pues ahora entablar una conversacion con el es algo tonto pues habla de cosas del pasado creo q aun vive en el, bueno no te aburro pues cuando empiezo a escribir me loqueo con el teclado espero algun dia platicar por el msn o quizas intercambiar experiencias siempre es bueno contar cosas tuyas pues es sencillo platicar a personas q no conocemos pues te abres mas (o bueno ese es mi caso).

xxoo

postdata: perdona mi dislexia es q aveces soy algo tonta con el teclado(bueno no aveces siempre)

N!cky dijo...

andrés, acá del dia del libro se celebra a full.y eso me encanta

Tal como me encantó tu relato. Qué ternura.

muy buena entrada.
y como siempre un placer leerte
saludos desde acá!

un abrazooooooooo ^^)

Nynne dijo...

Gracias por tomarte el tiempo de leerme, te debo algo aún, en su momento lo tendrás aunque no sé como he de pasartelo...en fin.
Me siento extraña escribiéndole a alguien tan popular en la red jeje, siempre he sido de perfiles bajos así mi signo y mi consciencia digan o quieran lo contrario ;) , pero igual si has de tomarte el tiempo tú...¿porque no yo?.Además como has dicho, si he mejorado será mejor escribirte ahora :D

Si, a veces la gente que uno no necesariamente quiere puede ser verdaderamente importante, me afirmo...no a ti ^^...puede ser gente igual a ti, un espejo quizás pero siempre son perspectivas diferentes, suele uno querer lo que no es igual sino complementario, no sé...solo digo.
Te cuidas y hasta pronto.

Aida dijo...

Siempre hay una parte de nosotros en la que somos los de antes, los de siempre :)

ser_esto dijo...

todos esos recuerdos que estan muy presentes sólo con la o las primeras personas...que para el resto se desdibujan, o pierden importancia...esos reencuentros mediados quién sabe por qué designio...la copa esta noche es para mí, y va dedicada a los recuerdos y vos por despertarlos...

exiliada dijo...

qué increíble,. me dejaste anonadada. de alguna manera nos llevas a todos tus lectores a mirarlos mientras caminan por la calle y a sentarnos con ustedes en el café. tenés talento andrés, no lo olvides.
lo de la lluvia, qe te entristece saber q no lloverá en Lima, le pasa a muy poca gente, sólo a la que ve las peqeñas cosas de la vida, que son las esenciales

Lucía dijo...

Pues nada, mi blog es nada en comparacion a lo que escribes y me parece tambien que deberias estar estudiando comunicaciones :D pero bueno escribes muy bien y de verdad gracias por comentar en mi blog!

Hiisi_wow dijo...

Hey! Gracias por pasarte por mi blog... El tuyo esta increíble... Nunca dejes de escribir...
Escribir es el respiro que la gente distinta necesitamos...
Ojalá estemos en contacto...
Adiooooos!

Daniella Franco Figari dijo...

Linda historia, a uno lo hace pensar en los pequeños detalles que los años llegan a hacerte olvidar y en cuanto el tiempo juega a cambiar entre dos personas.

Mnk dijo...

10 años....mucho tiempo, en realidad es una generacion en la que la persona cambia y deja de ser aquella a la que conociste...
una historia similar hubo en mi, sin embargo con el paso del tiempo no fue nada agradable reencontrarme con aquel a quien le di mi corazon y años despues lo volvi hacer para que él, terminara destruyendolo como en aquella vez...

por eso he comprendido que pasado el tiempo cerrado el ciclo!

besos amigo!

Ana María A. dijo...

eso de todo cambia♫ es mentira, hay cosas que en verdad nunca cambiaran :)

Roza Garro dijo...

Y tu no sabes a los 16 mios lo que he pasado....! estoy escribiendo un libro.... cualquier dia quizaa salga y lo poblique...


Esto me suena tan tan familiar...
que al leerlo pense que estaban hablando de mi jaja...

Sigues con esa mirada tan penetrante que da escalofrió” “Y tú sigues sin decirme nada” me respondió secamente después de probar su café y de comprobar que le faltaba azúcar.
“Susana por favor han pasado casi diez años” Le digo como defendiéndome de algo que ya no existía “Eso lo sé, me lo dice mi DNI y mi madre me lo repite todos los días que ya no tengo quince años”
“Sé que nunca te lo confesé, pero tú fuiste la primera chica a quien besé”. Se lo digo para arrancarle una sonrisa, pero ella me responde sarcásticamente: “Pues tú fuiste el numero cinco o seis, la verdad no recuerdo bien,

Si me gusta mi soledad, soy masoquista... muy masoquista..
pero ahora es algo mas...
y no puedo no se que es....
algo mas yo no llegaria a los 25 si me siguen pasando estas cosas ...=)!!